La pesca en Cataluña: un sector en declive

01 Mar La pesca en Cataluña: un sector en declive

Cuando estáis en el mar o en la playa, navegando en una embarcación de recreo o tomando el sol, ¿os habéis preguntado alguna vez si en esa población se pesca? Incluso si habéis visto los barcos volviendo a puerto, ¿os habéis preguntado qué peso tiene la pesca en la economía y el modus vivendi local? En La Brava nos lo hemos preguntado, lo hemos investigado y os hemos preparado un resumen con la información más destacable.

En 2015 se recogieron en Cataluña cerca de 30.000 toneladas de pescado y marisco, la venta de las cuales supuso una recaudación de 100.000 €. Si estas cifras no os dicen nada, lo que quizá sí os parezca significativo es que las dos bajan año tras año desde hace décadas (al menos desde los años ochenta), salvando algún repunte ocasional.

Como puede verse en la siguiente table, también decrece el número de embarcaciones de pesca que salen a mar. Actualmente hay registradas 837. La flota pesquera con puerto base en Cataluña se ha reducido entre 2003 y 2014 en más medio millar de embarcaciones.

Evolució de la flota pesquera catalana

Estas embarcaciones están vinculadas a cofradías repartidas por todas las comarcas costeras, exceptuando el Baix Llobregat. En total hay 32, concretamente Llançà, El Port de la Selva, Cadaqués, Roses, L’Escala (Alt Empordà), L’Estartit, Palamós, Sant Feliu de Guíxols (Baix Empordà), Tossa de Mar, Lloret de Mar, Blanes (Selva), Malgrat de Mar, Pineda de Mar, Calella, Sant Pol de Mar, Arenys de Mar, Mataró, Montgat – El Masnou – Premià de Mar (Maresme), Badalona, Barcelona (Barcelonès), Sitges, Vilanova i la Geltrú (Garraf), Calafell (Baix Penedès), Torredembarra, Tarragona (Tarragonès), Cambrils (Baix Camp), L’Ametlla de Mar, L’Ampolla, Deltebre (Baix Ebre), Sant Carles de la Ràpita —la de Verge del Carme y la de Sant Pere— y Les Cases d’Alcanar (Montsià).

Incluso cuando se ha creado una marca que asocia un producto a una zona, como la gamba de Palamós o la anchoa de L’Escala, la industria relacionada con la captura de esta especie ha ido a menos. En L’Escala había hace 50 años una cincuentena de barcos cerqueros y hoy quedan sólo cinco. Sin embargo, se considera que parte de la flota catalana está sobredimensionada, es decir que es demasiado grande para la cantidad de recursos que se pueden explotar de manera sostenible.

El panorama no es alentador, pero no hay que ser derrotistas: hay muchas cosas que podemos hacer para reavivar el sector a la vez que contribuimos a aumentar la presencia de pescado en el Mediterráneo. Ya hemos mencionado que algunas poblaciones otorgan un sello de calidad a determinados productos.Es el caso de la anguila y el mejillón del Delta del Ebro, el langostino de San Carles de la Ràpita o la cañadilla de Vilanova, entre otros. Poco o mucho, estas iniciativas favorecen las ventas de estos productos.

Otra estrategia es el estudio y divulgación del pasado y presente pesquero, lo que alienta el amor por este mundo, a la vez que atrae a turistas que pueden comer, pernoctar y hacer compras en la localidad. Hoy disponemos en Cataluña de 16 centros de este tipo: MARAM Centre d’Interpretació del PeixMuseu de l’Anxova i de la Sal (L’Escala), Museu de la Pesca, Centre de Documentació de la Pesca i el MarEspai del Peix (Palamós), Museo del Mar Can Garriga, Museu Es Tint (Lloret de Mar), Escuela del Mar: Centro de Estudios Marinos de Badalona, Consorci El Far, Museu Marítim de Barcelona, Centre Interactiu del Peix (Barcelona), Museu del Mar (Vilanova i la Geltrú), Escola de Mar Garraf (Cubelles), Museu del Port de Tarragona, Centre d’Interpretació de la Pesca de l’Ametlla de Mar y Museu de la Mar de l’Ebre (Sant Carles de la Ràpita).

Además de invitar a la gente a visitar museos, se organizan visitas a los puertos, a las lonjas, se hacen talleres… En esta línea, en los últimos años se están popularizando las salidas en barco de pesca. En internet encontraréis muchas propuestas de este tipo.

Además de empaparnos de cultura piscícola, podemos contribuir a la sostenibilidad de la industria pesquera y, a la vez, de nuestros mares haciendo un consumo responsable. En la Gastroteca encontraréis los productos con distintivo de calidad, y en SOSpeix, las especies que se pueden consumir con tranquilidad, y cuando hacerlo, y las no porque están en peligro de extinción.

Por último, podéis ampliar la información sobre la pesca en Cataluña en la Dirección General de Pesca de la Generalitat de Catalunya y en el Museu de la Pesca de Palamós. También os recomendamos el reportaje Mar de fons de Televisió de Catalunya y el blog de historia de la pesca Remendant les Peces.

¡Feliz pesca!

Tags:
,
La Brava
info@labravabeer.com